La situación económica nos trae de cabeza y buscamos con interés el mejor método para ahorrar dinero. Navegando un poco por Internet encontramos muchos trucos para ahorrar en casa. Es conveniente conocerlos y saber si realmente son adecuados o si son simplemente leyendas. En esta ocasión vamos a ver por qué el Reto de las 52 Semanas no es realista ni aconsejable.

La teoría promete un ahorro anual considerable, pero…

Antes de nada conviene aclarar que este sistema de ahorro se basa en ahorrar un euro de más cada semana. La primera semana se guarda un euro, la segunda dos, la tercera tres y así sucesivamente hasta llegar a un ahorro total de 1.378 € al cabo de un año, 52 semanas. En cualquier página que se trate el tema, aparecen testimonios de personas anónimas que están encantadas porque lo han logrado de forma sencilla.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que es conveniente tener en cuenta que este dinero es necesario para los gastos del día a día y su sustracción, en especial en las ultimas semanas, puede ser contraproducente para el sostenimiento y el bienestar de la familia. Está claro que no en todas las casas se pueden permitir llegar a reservar semanalmente 52 €, cantidad a la que hay que llegar, según el reto, en el último tramo del mismo. Esto se hace especialmente difícil en hogares con recursos limitados si a esta semana anteceden otras en las que se han tenido que guardar 51 € 50 €, 49 €…

El mejor método para ahorrar dinero si se ajusta

No obstante, todo tiene solución y lo positivo de este tipo de retos es que se pueden modificar para ajustarlos a las necesidades o posibilidades específicas de cada casa. Puede ser mucho más sencillo comenzar con las cantidades más altas en un momento en que se pueda, tras cobrar una paga, por ejemplo. De este modo se puede aprovechar la entrada de dinero para iniciar el ahorro.

Otra forma más asequible de llevar a cabo este reto es reduciendo la cantidad de dinero que se ha de guardar cada semana y ampliando el margen de tiempo. Es decir, según las posibilidades, se establece una cantidad mínima de dinero que se ha atesorar cada semana. Ya sean 1 €, 5 € o 30 €, este límite siempre se mantiene ampliándose cuando se pueda y prolongando las 52 semanas hasta el tiempo necesario para alcanzar la cantidad deseada.

Según estos consejos, se puede concluir que un truco como el de las 52 semanas puede ser beneficioso en ciertos casos, pero también puede resultar perjudicial en otras ocasiones que dependerán de la situación personal de cada individuo. Por esta razón es conveniente estudiar detenidamente las consecuencias de cada uno de los considerados como “el mejor método para ahorrar dinero en casa” y utilizar la razón para adaptarlo con inteligencia a las propias posibilidades.