Las ofertas ADSL han revolucionado el mercado de Internet en los últimos años. Tendríamos auténticos problemas hoy en día para encontrar un solo hogar sin conexión a Internet. El número de usuarios de servicios de ADSL, fibra óptica, 4G o incluso televisión se ha disparado en los últimos años.

Vivimos en un país que tiene una amplia oferta y son cada vez más las compañías de telefonía móvil y operadoras que ajustan sus tarifas a los productos y servicios que ofrecen. Son tantas, que muchas veces es fácil perderse en el laberinto de comparativas. Y la cuestión no solo debe recaer en ahorrar un dinero sino que, hay que saber comparar en igualdad de condiciones.

Algunos consejos rápidos para comparar las ofertas ADSL

Debemos contratar aquello que nos propusimos en un principio, pues los agentes comerciales de las operadoras saben hacer muy bien su trabajo y han estado entrenados para poder sacar el máximo de los posibles futuros clientes. Los cantos de sirena no deben desviarnos de lo que realmente queremos. Mientras estemos contratando el servicio, intentarán que nos hagamos con más productos.

Hay que asegurase también de que la compañía que se contrata tiene una buena cobertura. No sirve de nada ahorrarse un dinero si finalmente no podemos usar nuestro servicio 4G o de Internet móvil cuando nos vayamos de vacaciones. Debemos asegurarnos que la compañía que contratamos tiene la más amplia cobertura posible.

Es importante también, que tengamos en cuenta que algún día podemos necesitar asesoramiento y/o ayuda del Servicio técnico. En este punto hay que prestar atención, pues hay compañías que no incluyen este servicio en sus tarifas y nos tocará pagar un técnico cada vez que lo necesitemos.

Hay que evitar los extras que pueden anclarnos a una operadora

Deberíamos tratar de evitar comprar un aparato o Smartphone a través de la operadora, aunque nos lo propongan. Es verdad que pueden ofrecer muchas facilidades de pago, pero será lo que nos atará a la operadora mediante un contrato de permanencia. Además, acabaremos pagando exactamente el mismo precio por el dispositivo. Hay que hacer números para darse cuenta que el beneficio, en la mayoría de casos es nulo.

La mayoría de operadoras nos ‘alquilan’ los aparatos hasta el día que cursemos la baja. Hay que tener cuidado con aquellas que los vendan, pues puede ser también una forma de rubricar un contrato de permanencia que nos imposibilitaría marcharnos de la compañía en uno o dos años.

Y sobre todo hay que leer la letra pequeña. En las ofertas ADSL rehuiremos de lo que sea extremadamente fácil y dedicaremos más de cinco minutos para tomar la decisión final. Hablaremos con todas las operadoras y compararemos  precios para elegir el que nos permita ahorrar. Consultaremos el nivel de satisfacción de la gente que tenemos alrededor y sobre todo, contrataremos algo de lo que podamos desprendernos en el mismo momento que no nos haga feliz.