Desde la creación de Internet, la motivación de todo usuario al pretender conectarse y navegar siempre ha sido la búsqueda de información. Una información que ha terminado por ser más accesible y contrastable que nunca y gracias a Internet por satélite no solo se puede acceder a conocimiento enciclopédico, sino que también es posible interactuar con otros usuarios y comparar o discutir toda esta información desde cualquier parte del mundo. La demanda, siempre creciente, ha hecho progresar el modo en el que este servicio se ofrece y se hace llegar a los hogares.

El Internet vía satélite es una manera de conectarse a la red utilizando como instrumento un satélite. Es una opción, utilizada en zonas donde no llega el ADSL ni la telefonía de móvil como por ejemplo en zonas rurales. Para ello necesitamos instalar en nuestros hogares una antena parabólica que emitirá y receptará nuestras webs a algunos de los numerosos satélites del planeta. A este satélite nos conectaremos a través de wi-fi o cable por medio de un módem para satélite.

¿Cómo funciona el Internet vía satélite?

En primer lugar, necesitaremos una antena ubicada en el exterior de la vivienda, la cual es muy parecida a las de televisión, la misma será la que reciba la señal. Se denomina a esto comunicación bidireccional. Con esta conexión tendremos Internet de banda ancha, y lo que es más ventajoso, no necesitaremos de una línea telefónica.

Los satélites de Hispasat y KA-SAT se encuentran a 36.000 kilómetros de distancia. Son satélites de órbita geoestacionarios que se encuentran alrededor de la tierra, los cuales son los que proveen eficientemente y de forma efectiva la conexión para que podamos disponer Internet de alta velocidad en aquellas zonas alejadas de la ciudad, que hasta ahora no era posible tener Internet por satélite. Su principal función es que la señal rebote de nuestro hogar a los concentradores para recibir los datos y enviarlos de nuevo al domicilio, utilizando el mismo sistema. El acceso en banda ancha a Internet vía satélite consta principalmente de dos configuraciones: Acceso unidireccional y acceso bidireccional.

  • El acceso unidireccional consiste en una conexión vía satélite con el proveedor de contenidos, utilizando únicamente el satélite como punto receptor. El PC del usuario se conectaría a un terminal (decodificador) y su antena mediante un interfaz estándar. Este acceso permite la opción de realizar un envío rápido de grandes volúmenes de información o la difusión en varios sitios a la vez.

El acceso unidireccional está pensando para clientes con tráfico asimétrico, es decir, donde los usuarios trasmiten peticiones de información con muy poco volumen y como respuesta a esto reciben muchos datos.

  • El acceso bidireccional se realiza mediante una antena parabólica especial que es capaz de recibir y trasmitir simultáneamente y una unidad interior codificadora/descodificadora junto con el router. El flujo de tráfico sería similar al unidireccional, salvo con la peculiaridad de que el canal de retorno también se realiza vía satélite.

El acceso bidireccional está destinado a empresas y profesionales que necesitan permanecer conectadas mucho tiempo a la red.

ADSL y fibra óptica

La instauración de la tecnología ADSL, que permitió el uso simultáneo de las líneas de teléfono y los servicios de Internet en los hogares, supuso un gran salto en la fiabilidad y versatilidad del servicio. Sin embargo, es evidente que se está quedando corta en velocidad de conexión, toda vez que los contenidos de Internet y el tráfico de información que manejan los usuarios se vuelven más complejos. La llegada de la instalación de los servicios de fibra óptica empezó a otorgar un servicio de Internet de gran ancho de banda, siempre correspondiente a lo contratado. Pero, aunque su implementación está extendida a la práctica totalidad de la península ibérica, la mayoría de operadores apenas la puede ofrecer más allá de las ciudades más importantes. Si algo tienen en común el ADSL y la fibra óptica son sus escasas ofertas de Internet disponibles para las zonas rurales. Ofertas que sí pueden satisfacerse mediante Internet por satélite.

El último escalón de esta progresión es el servicio de Internet por satélite

En ausencia de infraestructura de cables ADSL y más allá del alcance de las antenas de telefonía móvil, Internet satélite permite prescindir por completo de las líneas de teléfono. En su lugar, se realiza la instalación de una antena parabólica que se comunica directamente con el satélite que ofrece el servicio. Después, mediante un router, se distribuye, por WiFi o cable, la señal al ordenador o a otros dispositivos del usuario. Existen ofertas para disfrutar de servicios de Internet de banda ancha rápida en lugares, de otro modo, inalcanzables, sin que la climatología ni el terreno incidan negativamente en la calidad de la señal. Y es que la cobertura desde los satélites garantiza un 99 % de alcance sobre el terreno de la península ibérica. Ya no es necesario esperar a que las grandes operadoras lleguen a instalar sus redes en las zonas rurales o más aisladas. Infraestructuras de comunicación por cable que, por otro lado, muchas veces, resultan insuficientes a la hora de ofrecer una alta velocidad de conexión o pueden sufrir ocasionales y molestas caídas del servicio. Internet via satélite es un método fiable, rápido, y equilibrado, en cuanto a calidad y precio se refiere, de acceder a un Internet rural equiparable a las mejores conexiones por cable de los hogares de cualquier ciudad.

La IOT como dinamizador

Si bien antaño una granja no necesitaba ningún tipo de tecnología electrónica, y de hecho puede continuar trabajando sin utilizarla, también es cierto que el día a día se le hace más cómodo y productivo si abraza el paradigma de la IoT e Internet rural.

De esta forma, se podrán sensorizar los establos y sembrados, controlándolos cómodamente desde cualquier lugar. También se podrán instalar tecnologías de cuidado automático, como aparatos de riego que se activen solamente cuando la tierra esté seca, conectándose con los sensores instalados a lo largo de todos los sembrados.

Estos sistemas pueden ser monitorizados remotamente gracias a Internet vía satélite desde localizaciones remotas y centralizadas, para asegurar la calidad de los cultivos, disminuyendo con esto la carga de trabajo de sus responsables.

Si bien Internet satélite tiene unos precios equivalentes a los de las conexiones ADSL, no necesita un tendido de infraestructuras, cuyos precios, en casas aisladas o pueblos pequeños, pueden resultar prohibitivos.

Además, al no interesar a las operadoras convencionales, éstas difícilmente harán llegar conectividad de banda ancha a estos lugares. Y pagar la conexión de nuestro propio bolsillo puede ser un lastre. Con solo la instalación de una antena parabólica ya podremos funcionar. Y, muchas veces, esta viene financiada por la empresa prestadora del servicio, tal como sucede con el router en una conexión convencional. Es una de las mejores formas de ahorrar.

¿Cuáles son las mejores ofertas de Internet vía satélite ?

Al depender las operadoras de un mismo satélite, la diferencia de precios entre diferentes compañías no es muy grande, pero en comparación al ADSL resulta algo más caro. Dependiendo del tráfico máximo por mes y si adherimos una línea de teléfono, los precios varían, desde los 40 hasta los 50 euros mensuales, y sumándole el coste de los equipos puede aumentar 5 euros más. Los detalles se encuentran más en la calidad de atención al cliente.

Las ofertas para Internet rural son muchas, siendo Internet satélite una de ellas. Igualmente, es la tecnología que más se está utilizando para que los pueblos o zonas rurales donde no llegan las conexiones terrestres como ADSL puedan tener Internet. Su ventaja principal es que permite una cobertura óptima en cualquier lugar, ya que por medio de un satélite permite al usuario conectarse a Internet a través de una comunicación bidireccional. Tampoco es necesario disponer de una línea de teléfono. La velocidad media que tendremos de Internet con esta tecnología es de 22Mbps, siendo esta una clara prueba de que puede alcanzar la velocidad de conexiones como ADSL.

Algunas de sus ventajas

La solución para los lugares aislados es el Internet satélite. El sistema de libre competencia entre los operadores les exime de colocar tecnología de fibra óptica o ADSL. Esto la convierte en la única opción posible para aquellos que necesitan una conexión a Internet por su trabajo o, simplemente, quieran disfrutar de sus ventajas.

Como en todos los servicios de Internet, existen diferentes paquetes con distintas velocidades de descarga y subida. La oferta más habitual es de 22 Mbps de velocidad de descarga, aunque existen ofertas de Internet de hasta los 100 Mbps.

Obviamente, los precios oscilan en función de la velocidad de descarga. Las necesidades de un hogar no son las mismas que las de una pyme o el ayuntamiento de una localidad. Las ofertas de Internet por satélite se han empezado a conocer como Internet rural.

¿Qué opinan los usuarios de Internet por satélite?

Una persona que viva en una casa de campo seguramente no pueda disfrutar de las prestaciones que ofrece el ADSL o la fibra óptica. Para tener acceso a Internet, deben recurrir a Internet vía satélite, también conocido como Internet rural.

Ahora ¿sus prestaciones son buenas o, en cambio, tiene limitaciones que hacen que su contratación no valga la pena? Esta es la eterna duda de muchas personas. Hay una gran diversidad de opiniones acerca del Internet satélite. Algunos dicen que les va muy bien; otros, en cambio, piensan todo lo contrario.

Sin embargo, existe un gran porcentaje de usuarios que opinan que las prestaciones de Internet por satélite no son del todo buenas. Uno de los motivos de más peso acerca de este asunto es que apenas se pueden conectar a Internet porque la mayor parte del tiempo no funciona. Incluso para conectarse a portales tan importantes como Youtube, Facebook, Twitter o Netflix por lo que esto ha desesperado a más de una persona. Hasta el punto de sentirse estafados.

¿Qué solución hay para disfrutar plenamente de Internet vía satélite?

No obstante, aunque es cierto que el Internet rural o por vía satélite no dispone de las mismas prestaciones que el ADSL o la fibra óptica, muchos usuarios consideran que hay una solución a este problema.

Para la mayoría, el problema reside en algunas compañías. Es decir, sus servicios no son competentes y, además, suelen ser servicios “caros”. La solución, según las personas que disfrutan plenamente de este servicio, es contratar a los mejores proveedores.

Además, también nos aconsejan visitar foros, donde muchos usuarios dan sus opiniones sobre este tipo de servicios. Así podrán asegurarse de que el dinero invertido no ha sido en vano.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el servicio perfecto no existe. Todo se puede mejorar e Internet por satélite no es una excepción, aunque siguiendo estos consejos podremos disfrutar de un acceso a la red más que satisfactorio.

El plan secreto de Elon Musk para el internet por satélite

Deberíamos tener todos Internet vía satélite. Elon Musk es un gran inventor, físico y empresario, mundialmente conocido por ser el cofundador de Paypal, Tesla Motors, SpaceX, Huperloop y OpenAl. Pero donde más destaca es el hecho de ser el director ejecutivo de SpaceX y de Tesla Motors. Seguramente muchos conocerán estas dos famosas compañías, pero por si acaso, diremos que SpaceX es una compañía norteamericana de transporte, sobre la que se incidirá más veces a lo largo del texto, y por otra parte, Tesla Motors es una famosa compañía de coches eléctricos, que destaca por su innovación en el campo de la automoción.

¿Cómo está revolucionando el mundo?

Elon Musk es todo un innovador. Es lo que ha demostrado siempre y lo que sigue demostrando. Comenzó con el popular y revolucionario método de pago de Paypal y siguió con ese maravilloso coche Tesla que ya vendió todos sus ejemplares antes de que saliera al mercado. Pero no descansa.

Actualmente, Elon Musk está incidiendo constantemente en su preocupación por el Internet rural y las caras ofertas de Internet que provocan que no todos los seres humanos tengan acceso a esta valiosa herramienta.

Por esto, el intelectual Elon Musk, gracias a sus conocimientos de física, ha decidido, junto con su empresa, poner en marcha un grandioso proyecto a nivel global. Un proyecto capaz de proveer de Internet vía satélite a todo el mundo. Recalcando más el término a todo el mundo que el de Internet por satélite.

Está claro que este hombre no deja de sorprender al mundo, pero ahora se verá por qué este proyecto es tan revolucionario.

¿En qué consiste su plan secreto para tener Internet vía satélite?

Fácil de explicar, pero no tan fácil de llevar a cabo.

Concretamente, Elon Musk quiere inundar el espacio de satélites. Concretamente, del modelo Falcon 9, producido y diseñado en su empresa anteriormente mencionada, SpaceX.

Pues bien, según The Wall Street Journal, este joven innovador quiere poner en órbita alrededor de 4426 satélites, capaces de proveer de Internet a todo el mundo, incluidas zonas rurales y deprimidas como muchos países de África, Asia y Sudamérica.

Bien es cierto que este es un proyecto muy ambicioso, que rondará unos 10 000 millones de dólares y unos cinco años para poder concluirlo. Aunque ciertos expertos han especificado que esa cifra de 10 000 millones de dólares podría incrementarse hasta los 20 000.

Como antes se mencionaba, estos satélites Falcon 9 pueden llegar a pesar unos 386 kilogramos, algo más que los clásicos CubeSats usados por la NASA. Además, tendrían una vida útil entre cinco y siete años y estarían orbitando alrededor de nuestro planeta a una distancia de entre 1150 y 1325 kilómetros, llegando incluso a estar por encima de la Estación Espacial Internacional, que se encuentra a unos 431 kilómetros.