Entre las ofertas de acceso no solemos encontrarnos con Internet por satélite, ya que la demanda de este tipo de conexión es muy reducido si lo comparamos con el del ADSL o la fibra óptica. Pero la realidad es que existe una buena cantidad de usuarios que recurren a Internet rural, ya que es la única opción de obtener una conexión rápida, segura y con un mínimo de fiabilidad.

Internet rural, la mejor opción para conectarse en todas partes

No son pocos los municipios de escasos habitantes en los que las conexiones no están a la altura de los tiempos. Y no se trata de que no tengamos la tecnología necesaria para poder asegurar Internet satélite, muchas veces es una simple cuestión de costes, a las operadoras no les compensa el despliegue de su red en zonas muy despobladas, porque no van a conseguir amortizar la inversión que supone.

Para estos, la tecnología ha resuelto el problema gracias Internet rural. La infraestructura consiste, a grandes rasgos, en instalar una antena parabólica en el exterior que se conecta con un decodificador instalado dentro de tu vivienda o negocio. Una vez completada la instalación puedes usar Internet en tus dispositivos: ordenador de sobremesa, portátil, tablet, smartphone o smartTV, tanto por wifi como por cable de datos. Y lo mejor es que recientes avances tecnológicos permiten que la velocidad no tenga nada que envidiar a la que podemos obtener con una conexión por fibra. Además las ofertas de Internet permiten este acceso a un precio muy similar al de podemos conseguir con muchas conexiones terrestres.

Consejos para ahorrar para que el mundo rural no se apague tecnológicamente

Conexiones a Internet de mala calidad pueden suponer la diferencia entre que un negocio triunfe o sea un fracaso. En el caso del turismo, si hablamos de hoteles rurales, poder ofrecer wifi a los clientes supone un elemento diferenciador frente a la competencia. Cada vez más, el huésped requiere determinados servicios y una conexión a Internet vía satélite puede suponer llenar el hotel o casa rural.

También es la mejor solución cuando hay que llevar conexión a zonas despobladas durante un período de tiempo determinado. Una obra en medio del campo solo puede tener acceso gracias al satélite. ¿Alguien se imagina una gran constructora trabajando sin conexión a Internet por muy lejos que esté de los núcleos poblados?

Pero es que las aplicaciones de la tecnología y de Internet se extienden a todo tipo de negocios y empresas. El big data o el Internet de las cosas es algo que ya forma parte de nuestras vidas y que hasta hace poco no era posible desarrollar en zonas rurales o con conexiones deficientes y que gracias a Internet por satélite ya se pueden implementar.