Con el verano a la vuelta de la esquina, si tienes pensado hacer un viaje en el que tengas que coger avión, te recomendamos que empieces a rastrear vuelos por Internet. El rastreo implica dedicar varias horas a buscar en páginas especializadas para encontrar el mejor precio.

El destino, las fechas del viaje y, sobre todo, el momento en el que se efectúa la reserva son las variables que más influyen en el precio final y, en consecuencia, en el ahorro. Dejar las reservas para última hora, esperando conseguir una ganga, es una apuesta muy poco segura.

Cómo rastrear vuelos para ahorrar dinero:

Hay que ser muy cauteloso en las búsquedas en la web, porque Internet sabe lo que nos gusta y subirá los precios de algo cuando crea que estamos dispuestos a pagar por ello. No es extraño ver como el precio de un vuelo ha aumentado después de teclearlo varias veces en el buscador. Las cookies, esos archivos que delatan los lugares que visitamos, provocan el alza de precios cuando una ruta particular es buscada varias veces. Para evitarlo, la solución es navegar por Internet en modo incógnito o borrar las cookies antes de realizar la búsqueda.

El mejor truco para ahorrar dinero es utilizar buenos buscadores para comparar precios. Según la mayoría de páginas especializadas, los motores de búsqueda más destacados son Skyscanner, Momondo, Kayak, Farecompare, TripAdvisor ó Google Flights.

Si nuestro deseo es viajar sin importar el destino, hay páginas que permiten la búsqueda de “cualquier lugar” y responden con los vuelos más convenientes a diferentes países del mundo. Si, en cambio, el destino es lo primordial se puede optar por buscar rutas opcionales más baratas o hacer escalas y, así, visitar varios lugares. Si eres viajero habitual te recomendamos que te acojas al programa de puntos de alguna aerolínea porque, de esta manera, ahorrarás mucho en tus viajes gracias a los incentivos que ofrecen.

El viajero previsor vale por dos…

Lo cierto es que las formas de encontrar el mejor precio en vuelos y ahorrar en las vacaciones son numerosas. Pero hay una máxima que debe guiar al buen viajero: ser previsor y reservar con la suficiente antelación.

Asimismo, planificar da tiempo para recabar los datos necesarios para organizar las mejores vacaciones. Si además de planificar un viaje con tiempo, seguimos a las aerolíneas, buscadores o agencias de viaje a través de sus redes sociales o nos suscribimos a sus correos informativos o newsletters, estaremos en el buen camino.

A la hora de rastrear vuelos y planificar vacaciones, las webs también son una buena fuente de información. Permiten a quienes están atentos acceder a ofertas especiales antes de que se vendan, por lo que es mejor visitar las más importantes con frecuencia. El próximo viaje podría salirnos mucho más barato si seguimos estos consejos… ¡Disfruta y ahorra!