Mantener el hogar limpio y ordenado es necesario, pero como todo, supone un gasto de tiempo y recursos. Ahorrar en casa implica ahorrar en las facturas, en productos de limpieza específicos como jabones, detergentes, desinfectantes o desengrasantes, ahorrar en la compra y ahorrar en las necesidades de cada miembro de la familia.

Seguir unos trucos de ahorro va a suponer un respiro para cualquier economía doméstica. Usar productos naturales va a ser bueno para tu bolsillo, el medio ambiente y tu salud porque reduciremos posibles alergias derivadas de los químicos incluidos en los habituales productos de fabricación industrial.

Ahorrar en casa con productos naturales para la limpieza

Hay diversos productos naturales que nos pueden ayudar en las tareas de limpieza del hogar. Entre ellos, podemos encontrar:

  • Bicarbonato sódico: ese mismo que utilizamos para el dolor de estómago, lo podemos adquirir en envases más grandes y utilizarlo en las más variadas tareas de limpieza. Sirve tanto para fregar el suelo añadiéndolo al agua del cubo como para lavar la ropa en cualquier lavadora automática introduciéndolo como haríamos con un detergente. También se puede utilizar para limpiar cualquier superficie, para lo cual es sumamente efectivo su efecto desengrasante y desinfectante.
  • Vinagre blanco: puede ser utilizado igual que el bicarbonato sódico. También es útil para eliminar la cal en grifos y baños, así como en las cafeteras. Otro uso que se le puede dar es el de quitar los olores ambientales e incluso, del frigorífico. Para ello, deberemos diluir el vinagre en un cacito con agua y dejarlo en el lugar que queremos desodorizar, se trate de una habitación o del interior del frigorífico. También es un excelente abrillantador de superficies.
  • Agua oxigenada: la usaremos para limpiar superficies más sucias tras humedecer con ella un paño limpio. Con ello conseguiremos eliminar todo tipo de bacterias y gérmenes. También se puede usar para desinfectar los juguetes de los niños, sumergiéndolos en un cubo con agua en el que verteremos el agua oxigenada y dejaremos reposar toda una noche.

Consejos para ahorrar agua en la limpieza:

El agua es un elemento clave en la limpieza del hogar y debemos ser muy precavidos para no disparar su consumo. Aquí tienes hábitos que podrías aplicar para ahorrar un poco:

  • Si tienes patio o terraza no uses la manguera salvo que sea imprescindible, barre bien y evitarás el desperdicio de unos 200 litros de agua cada vez.
  • Los aparatos de aire acondicionado generan agua, que podemos utilizar perfectamente en las tareas de limpieza o para regar las plantas.
  • Usa el lavaplatos y la lavadora sólo cuando estén llenos y podrás ahorrar hasta 3.700 litros al mes.
  • Tras usarlas, pon a remojo sartenes y cacerolas y te resultará más sencillo quitar la grasa después.
  • Cuando termines, deja el cubo lleno junto al inodoro y échalo cuando termines, así evitarás tirar de la cadena una o dos veces.
  • En caso de avería, como fugas o roturas de cañarías, avisa inmediatamente a un fontanero.

Estos son sólo algunas medidas, pero lo más importante es que conciencies a tu familia y amigos de que el agua es un bien tan fundamental como escaso y que ahorrar en casa de esta manera es beneficioso para ti y para todos.