Hace ya cuestión de cuatro años que se lanzó la primera oferta convergente que unificaba el servicio de telefonía móvil con el de telefonía fija e Internet en una sola tarifa. Esta oferta fue lanzada por Movistar. Posteriormente, al tener tanto éxito, se unieron al mercado convergente (móvil + fijo + Internet) las operadoras móviles de la competencia (Vodafone, Orange, Jazztel y ONO). Con esto el usuario salía ganando, y mucho. La primera tarifa unificada del mercado ya implicaba un ahorro de hasta el 50%, si a ello le sumamos que la aparición de competencia siempre ayuda a rebajar los precios, el usuario consumidor de este tipo de servicios podía estar muy contento. Las nuevas tarifas permitirían ahorrar mucho.

La actualidad sobre las tarifas convergentes

A lo largo del tiempo las operadoras han ido evolucionando el servicio en el que se combina en una sola factura la telefonía móvil y la telefonía fija (que recoge tanto teléfono fijo como servicio de Internet) hasta llegar al punto en que se encuentran unas tarifas muy atractivas para el consumidor.

Actualmente, se pueden encontrar ofertas como por ejemplo una tarifa de 36,89 euros al mes (impuestos y cuota de mantenimiento de la línea incluidos) que implica:

  • Telefonía móvil. Llamadas ilimitadas a fijos y móviles nacionales + 1 GB de datos.
  •  Telefonía fija. ADSL o FIBRA 50Mb en función de la cobertura con llamadas ilimitadas a fijos nacionales.
  • 2 líneas móvil extra con 500Mb y llamadas a 0 céntimos el minuto lo que significa que solo se paga el establecimiento de llamada (0,18 euros con IVA incluido).

Cuidado con las permanencias de las operadoras móviles

El término “permanencia” es un concepto muy importante dentro del mercado de la telefonía. Precisamente, cuando se quiere coger una tarifa que contenga telefonía fija con telefonía móvil, y se es un nuevo cliente en la operadora, hay muchas probabilidades que se deba cumplir obligatoriamente con esa tarifa una duración de 12 meses. Si por cualquier motivo se quiere cambiar de operadora e incumplir el contrato, la compañía impone fuertes sanciones económicas.

Por otro lado, una vez se ha cumplido con esta permanencia es un buen momento para negociar con la actual operadora. El usuario puede ponerse en contacto con la compañía y “negociar” las condiciones ya que si no le ofrecen un buen motivo para seguir con la misma compañía puede irse a otra. A las operadoras móviles no les gusta perder clientes así que mirarán de ofrecer mejores condiciones que las anteriores, normalmente, suelen ser tarifas más bajas que las oficiales que ofrecen las compañías.

Si a las ofertas convergentes, que ya comportan un ahorro de por sí, se añade la mejora de condiciones que ofrecen las operadoras una vez se ha terminado la permanencia, esto permite ahorrar una cantidad importante de dinero al año.