En España lo tenemos claro: en verano queremos Sol y playa. Por eso, de junio a agosto, los destinos que colindan con la costa reciben a miles de turistas. Como es lógico, este incremento de la demanda repercute en el precio de los alquileres de los apartamentos vacacionales. Te mereces unas buenas vacaciones, pero no caigas en la tentación de pedir créditos rápidos, porque te vamos a dar los consejos para el ahorro que necesitas.

Consejos para el ahorro: planificación, estudio y negociación

Lo primero que debes hacer es comparar precios en sitios especializados de Internet. En estos portales siempre es posible encontrar descuentos, incluso en temporada alta. Aunque, si reservas la suficiente antelación, tendrás mayores posibilidades de encontrar una buena oferta. Tampoco deberías que muchos particulares todavía no emplean plataformas como Airbnb y optan por los portales de anuncios convencionales para colgar sus ofertas. Al final es cuestión de dedicarle un poco de tiempo a la red.

La ubicación del alojamiento también es un factor determinante. Como norma general, cuanto más cerca esté de la playa, más costoso será. Ahora bien, ¿es realmente indispensable que te hospedes a la orilla del mar? Lo más probable es que, a unos cuantos minutos a pie, encuentres apartamentos excelentes y a precios más razonables.  También debes tener en cuenta que algunos sitios turísticos son muy populares y, por lo tanto, manejan precios más elevados. Tal es el caso de Baleares y las Islas Canarias. Por otro lado, Huelva, Santander y Málaga son un claro ejemplo de sitios económicos con playas paradisíacas, lo que demuestra que un destino no tiene que ser caro para ser encantador.

Otra estrategia para reducir gastos consiste en buscar apartamentos en los que puedan quedarse dos o más familias. Al repartir el coste total del hospedaje entre muchos, la cantidad a pagar por individuo se reduce al mínimo.

Una vez tengas una preselección de apartamentos. Ponte en contacto con el propietario o con la agencia y trata de rebajar el precio. Es importante que lo hagas con tacto y sin demasiada insistencia porque, de lo contrario, tus posibilidades pueden esfumarse. Una buena táctica puede ser pagar un poco menos, pero dar un anticipo superior al 50% del total del hospedaje. Antes de efectuar el pago asegúrate de que el arrendatario es de confianza, sobre todo si tratas con particulares.

Y sobre todo… ¡actitud!

Como ves, al final se trata de poner empeño para lograr tu objetivo. Con buena planificación, es posible encontrar un apartamento en el que puedas hospedarte por al menos una semana. Buscar una buena oferta en línea, elegir un destino barato, alquilar un apartamento a una distancia razonable de la zona exclusiva y compartir gastos con amigos y familiares te ayudará a disfrutar del mar y la arena en compañía con tus seres queridos. Y todo dentro de tu presupuesto… ¡disfruta y ahorra!