En vacaciones, disponer de un vehículo propio a la hora de recorrer una ciudad, un país o una isla, permite disfrutar de un viaje diferente y lleno de posibilidades que te permita llegar a los lugares menos turísticos y tal vez de más difícil acceso.

Alquilar un coche es una práctica habitual y un gasto más a incluir en nuestra “escapada”. Existen multitud de compañías que ofrecen este servicio, con precios y opciones diferentes que conviene conocer para ahorrarnos un dinero considerable en el presupuesto de nuestras vacaciones.

Antes de reservar tu vehículo dedica unos minutos a pensar en tus propias necesidades: número de personas que viaja (niños incluidos), recorridos previstos (por campo, ciudad, trayectos largos…), días de viaje, lugar de destino (¿llegas en avión, en barco?). Todos estos datos son importantes para determinar cuál es el coche que mejor te viene.

Teniendo claros los requisitos que buscas, reservar con antelación es la clave del mayor ahorro. En temporada alta, los precios suben, no hay “ofertas” de ningún tipo y, además, puede que no encuentres tu coche “ideal” en lugares de vacaciones muy concurridos como por ejemplo la Costa del Sol, Ibiza o la Costa Brava. Hay que tener en cuenta que la mayoría buscamos coches de gama media son los más demandados y los que más pronto se agotan. Alquilar el vehículo que quieres en plena temporada, no solo es difícil, sino que te puede costar un 50% más.

Haz tu reserva con tiempo e infórmate de los costes de una posible cancelación ante cualquier imprevisto. Algunas compañías no cobran por modificar fechas, algo que siempre resulta interesante.

Además, hay otros puntos que pueden incrementar el coste total del alquiler: extras, seguro, combustible… Infórmate bien sobre lo que está incluido y lo que no para evitar “sorpresas”. Ten en cuenta:

  • Si el conductor es menor de 25 años (o tiene el carné hace menos de cuatro) algunas empresas cobran un recargo debido a que suelen cometer mayores errores de conducción.

  • El seguro del coche suele ser el obligatorio, pero es importante saber qué cubre exactamente, si lleva o no algún tipo de franquicia y si te van a retener (al hacer la reserva) alguna cantidad como depósito ante posibles incidentes (golpes, multas…)

  • Los extras como sillitas de seguridad para niños, baúles de equipaje, dvd en el interior del vehículo… pueden hacer que suba el precio inicial.

  • Deja claro el tema de ahorrar combustible. Algunas compañías exigen el prepago del depósito, una opción que para ti no es la más rentable. Es preferible pagar tú la gasolina a precio de mercado (con la posibilidad de buscar los surtidores más baratos). Lo normal es devolver el depósito con la misma cantidad de combustible con la que te lo han dado (habitualmente lleno). Calcula bien las rutas para no pagar demás (porque te haya sobrado combustible).

  • Si vas a salir del país, pregunta, primero, si es posible, y, segundo, si esta posibilidad lleva recargo o un extra en seguros.

  • El alquiler del coche te resultará más económico cuantos más días contrates. No te quedes corto. Seguramente tendrás ofertas, por ejemplo de 4 días por el precio de 3. Calcula, según tu ruta prevista, si te conviene, porque una vez hecha la reserva, una jornada adicional te saldrá mucho más cara (y, en temporada alta, puede que no sea posible).

  • Antes de subirte al coche, haz la misma revisión previa que realizan en la agencia en el momento de la entrega por si hubiese cualquier desperfecto (que no te lo achaquen a ti). Hacer unas fotos, no es mala idea.