¿Te has preguntado alguna vez si es posible reducir las facturas del hogar? En este artículo te vamos a dar trucos para ahorrar en facturas de casa relacionados con los suministros. Bien es sabido que las facturas de los servicios de luz, agua y el gas pueden incrementarse de forma considerable en invierno por el frío y el menor número de horas de luz. No obstante, existen diversos hábitos interesantes de adquirir, ya que pueden suponer un ahorro sin que por ello se vea perjudicado el bienestar familiar en el hogar.

Algunos trucos para ahorrar en facturas y evitar imprevistos:

  • Se ha de aprovechar al máximo la luz diurna abriendo persianas y cortinas, ya que el gasto en luz eléctrica alcanza entre un 15 y un 18% del total.
  • Resulta adecuado apagar las luces cuando no se utilicen o al salir de las habitaciones. También es aconsejable limpiar las bombillas cuando se hayan enfriado, con el fin de que emitan una mayor cantidad de luz y duren más.
  • Se aconseja también comprar luces de bajo consumo y con una etiqueta energética de alta clasificación (A ó B). Aunque su precio resulte más elevado, a la larga gastan una cuarta parte menos que las habituales y duran hasta ocho veces más.
  • Se debe mantener igualmente el frigorífico limpio, tanto en el interior como en el exterior, pues contribuye a ahorrar energía. La limpieza por fuera facilita la ventilación, mientras que la eliminación de hielo dentro evitará que este haga de aislante e impida el correcto enfriamiento de los alimentos. Así, se puede llegar a ahorrar hasta un 30% de electricidad.
  • Por otro lado, aunque parezca una contradicción, usar un lavavajillas resulta más económico que lavar los platos a mano, siempre y cuando no se empleen programas de alta temperatura, dado que el mayor consumo proviene del calentamiento del agua.
  • En cuanto a la lavadora, esta debe funcionar a carga completa y con ciclos cortos. Además, conviene usar programas de agua fría, por el mismo motivo que con los lavavajillas.

Más allá de control de gastos ordinarios…

Estos trucos para ahorrar en casa sirven para controlar mejor los gastos mensuales, pero no para prevenir averías inesperadas. Para hacer frente a estos gastos extraordinarios (y molestos) es ecomendable contar con un buen seguro de hogar. Lo más adecuado consiste en comparar diversas ofertas para escoger el que mejor se adapte a las necesidades y que, además, incluya las condiciones básicas, pero ninguna que no se vaya a utilizar. De este modo, el precio no aumentará innecesariamente.

Los seguros de hogar representan una forma útil para vivir con la tranquilidad de saber que se haya cubierto cualquier imprevisto previamente contratado. Contando con uno, la preocupación será mínima ante sucesos inesperados que pudieran alterar el presupuesto familiar.