A medida que avanza el tiempo se valora más el propio bienestar y, para ello, es muy importante contar con un seguro médico para la tercera edad. Este respaldo da la seguridad de saber que, pase lo que pase, la salud es un aspecto de la vida que estará cubierto. Mucha gente sabe que la contratación de un seguro de salud aporta la certeza garantiza recibir los cuidados necesarios en cualquier circunstancia.

Además, debes saber que a partir de los 60 años, muchas aseguradoras exigen ciertas garantías de salud a los posibles nuevos clientes. Por este motivo, se recomienda la contratación de un servicio de este tipo antes de la jubilación porque, de esta manera, las compañías premian la fidelidad del usuario, facilitándole mucho las cosas.

¿Cómo escoger un seguro de salud?

A la hora de escoger un seguro médico, hay que valorar, ante todo, dos aspectos: el estado de salud general y la situación económica de la persona que va a contratar la póliza.

  • Algunos seguros de salud incluyen todos los servicios en sus coberturas, sin exclusiones ni excepciones. Esta modalidad de póliza asegura el bienestar total de la persona beneficiaria.
  • Las modalidades de copago, por contra, tienen algunos servicios incluidos. Muchos otros, como pruebas analíticas, intervenciones, consultas o sesiones de rehabilitación, están sujetos a un pago adicional, que no alcanza el precio que tendría el mismo servicio sin una entidad aseguradora como mediadora. La cuota de este seguro suele ser más económica que en otros tipos de póliza y el gasto total variará en proporción a los servicios requeridos.
  • Otra modalidad de póliza, la del reembolso de gastos, está disponible en el mercado. Se trata de un seguro en el que el paciente abona los honorarios médicos por adelantado, presentando a la compañía asegurada su resguardo, que le serán reembolsados. En algunos casos hay limitaciones sobre los servicios cubiertos.

Así pues, no hay una modalidad mejor y otra que sea peor, sino que hay que valorar las propias necesidades y escoger en función de ellas.

Ventajas de disponer de un seguro médico para la tercera edad

La esperanza de vida aumenta año tras año y es importante poder disfrutar de los de jubilación con el mayor bienestar posible. Tener una buena calidad de vida reposa sobre el sólido pilar de la salud y, para ello, contar con la seguridad de poder ser atendidos cuanto antes, en caso de necesidad, es vital. Conforme se cumplen años la salud se vuelve más delicada y debemos prestarle una mayor atención para evitar complicaciones.

El acceso a seguros médicos privados y los mejores tratamientos puede estar al alcance de todo el mundo, independientemente del nivel adquisitivo que se tenga. Contar con un buen seguro médico para la tercera edad garantizará la tranquilidad que se requiere en unos años clave en los que la única preocupación que se tenga debe ser la de disfrutar de la familia y del día a día.