La contratación de un seguro de salud todavía sigue generando cierto escepticismo en parte de la población. Hay personas que no se lo plantean porque piensan que no lo van a poder costear o, lo que es peor, creen que no los necesitan porque con la Seguridad Social es suficiente.

Cada español puede contar con servicios de sanidad publica en caso de cualquier emergencia, pero tener un seguro médico privado da mayores garantías por sus innumerables ventajas. Entre ellas, cabe destacar la rapidez de respuesta, el acceso a los centros que elijas y el asesoramiento de los mejores especialistas de cada área.

Calidad-precio: la clave de todo seguro de salud:

Posiblemente, el conocimiento de estos beneficios haría cambiar de opinión a muchos escépticos ya que un seguro de salud tiene una excelente relación calidad-precio. Por desgracia, los imprevistos ocurren cuando uno menos se lo espera y siempre es recomendable que tu bienestar y el de tus familiares está bien respaldado. Contar con un seguro médico en España no es caro y más si te lo planteas como una inversión en tranquilidad: a cambio de una cuota recibes un servicio médico excelente.

Las aseguradoras te permiten ajustar el servicio a tus necesidades y, de esta manera, sólo pagarás por aquellos servicios que verdaderamente necesites. Aunque, si en un momento dado necesitaras algún tipo de atención fuera del plan contratado, tendrías facilidades para poder acceder a ella. Además, el hecho de contar con un seguro de salud no implica la imposibilidad de acceder a la sanidad pública.

Pocas inversiones son tan seguras…

Esperamos haber arrojado algo de luz sobre este asunto y haber disipado las dudas lógicas que puede haber por desconocimiento. Tu bienestar y el de tus allegados no tiene precio. Ni todo el dinero del mundo vale más que la tranquilidad que da saber que tienen un respaldo más efectivo que el que brinda la Seguridad Social en caso de cualquier accidente o emergencia de salud.

7 aspectos a considerar al contratar un seguro de salud

La sanidad privada está atravesando un gran momento en España y se nota en la amplia oferta de seguros de salud. Por eso, cada vez son más las personas que deciden invertir en su bienestar y el de sus allegados. Quienes disfrutan de seguros médicos desde hace un tiempo destacan sobre todo la rapidez y la personalización del servicio.

La contratación de un seguro médico es una decisión muy importante. Por este motivo, te vamos a indicar aquellos factores que debes valorar bien antes de elegir un seguro u otro.

1. La prima de seguro

La competencia posibilita que las aseguradoras ofrezcan primas de seguro bastante ajustadas. El precio del seguro de salud va a depender fundamentalmente de la edad y el sexo del usuario y del tipo de cobertura que necesite. Para hacerte a la idea de la prima de seguro que te tocaría pagar, lo mejor es que acudas a un comparador de seguros de salud e introduzcas tus datos y los servicios médicos que necesitarías. La cuota anual será inferior si optamos por el seguro médico de una compañía donde ya tengamos asegurados otros productos y por ello podremos ahorrar más.

2. El historial médico del usuario

Como es lógico, al tratarse de seguros de salud, las compañías le prestarán especial atención al historial médico de sus potenciales clientes. No tienen comparación posible los costes de mantenimiento de un enfermo crónico con los de una persona sana.

3. Las coberturas de los seguros de salud

Las coberturas básicas son la consulta médica y la hospitalización. Sin embargo, las cuotas se encarecen si contratas también un seguro dental, diagnósticos u operaciones quirúrgicas. Algunos daños sufridos en accidentes laborales o de tráfico no suelen estar cubiertos, por lo que debemos leer detenidamente las cláusulas.

4. El periodo de carencia

La carencia es un determinado período en el que no podremos disfrutar de algunas coberturas, generalmente en épocas como embarazo, intervenciones quirúrgicas y trasplantes. Por lo que si planeas concebir más miembros en tu familia, debes tenerlo en cuenta.

5. Los copagos sanitarios

Hace unos días te explicamos qué era el copago y, lo cierto, es que es un factor que se ha de considerar. Esto consiste en que el paciente, además del seguro, debe pagar una cifra adicional, por ejemplo, para cubrir los gastos de una hipotética hospitalización.

6. El reembolso

Otro tema en el que debemos pensar es si el seguro presenta reembolso. Esto quiere decir que el contratante puede elegir a qué facultativos o centros acude aunque no estén concertados con la aseguradora. El usuario paga los costes médicos y luego la aseguradora le reembolsa un porcentaje, según los límites fijados.

7. El seguro de subsidio

Por último, debemos considerar si nuestro contrato presenta un seguro de subsidio. Esto es interesante de cara a familias autónomas, ya que no cubren el seguro médico, sino que se trata de que nos paguen una indemnización económica en función del tiempo que hayan pasado inactivos y de esta manera cubrir una baja laboral.

En definitiva…

Ya has visto que para contratar seguros de salud privados debes considerar más aspectos al margen del precio y las coberturas. Factores que, a priori, carecen de importancia, pero marcan la diferencia en caso de accidente o enfermedad.