En este artículo se va a librar una apasionante batalla: medicamentos genéricos contra medicamentos de marca. Suele generarse una especie de confusión entre los pacientes que dudan de los beneficios y la calidad de unos frente a los otros. ¿Son seguros los medicamentos genéricos? ¿Son tan efectivos como los medicamentos de marca? ¿Por qué los genéricos son tan baratos? Por este motivo, es importante aclarar toda esta incertidumbre.

Comparación entre medicamentos genéricos y de marca

En la actualidad, el bienestar y el ahorro deben ir de la mano. Muchas personas tienen que llevar cierto tipo de tratamientos que les resultan más económicos si se realizan bajo medicamentos genéricos. ¿Corre riesgo tu salud si optas por este tipo de productos? En este sentido, cabe diferenciar entre unos y otros.

  • Medicamentos de marca: son aquellos productos médicos realizados bajo el nombre de un laboratorio al cual se le atribuye la patente. Es decir, ese mismo laboratorio ha investigado, ha realizado las pruebas oportunas y ha desarrollado un proceso de calidad y seguimiento del producto. Esto es precisamente lo que hace que se encarezca el medicamento.
  • Medicamentos genéricos: son productos médicos que contienen la misma composición farmacológica que los de marca, así como el mismo criterio de bioequivalencia, pero que se desarrollan por otro tipo de laboratorios una vez que la patente de marca ha prescrito.

En definitiva, se trata de los mismos medicamentos, pero a un precio hasta un 60% más bajo, ya que no implican gastos de investigación.

¿Por qué existen estos dos tipos de medicamentos?

Esto es debido a que una patente médica dura unos veinte años aproximadamente. Durante este tiempo ningún seguro médico puede recetar el equivalente genérico, ya que aún no se ha podido fabricar. Los seguros de salud trabajan bajo la normativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), la cual tiene el papel de autorizar y dar el visto bueno a los productos genéricos.

El desconocimiento y la falta de información hacen que tanto sanitarios como pacientes se muestren escépticos ante este mercado de los Equivalentes Farmacéuticos Genéricos (EFG). Muchas personas aseguran que este tipo de medicamentos son un 20% menos efectivos al contener menos cantidad de principio activo. Esta afirmación ha sido desmentida, debido a que se produce una confusión entre eficacia y la variabilidad en la absorción del fármaco, que está estimada precisamente en un 20% en todos los casos. Es decir, cuando un medicamento llega al estómago de una persona actúa de forma diferente según cada paciente. Porque no todos los organismos son iguales, los productos médicos no reaccionan igual en cada individuo.

Por tanto, dentro de los trucos para ahorrar dinero estaría incluido el de optar por medicamentos genéricos siempre que sea posible.