El tabaco es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Las maneras de ahorrar para dejarlo de fumar son muchas, pero se empieza por los resultados médicos que dicen que lo siguen consumiendo más de 960 millones de personas.

En este artículo hablamos de las ventajas que ofrece dejar de fumar para el organismo, las mejoras en cuanto al estilo de vida y cómo afecta en la posible contratación de seguros de salud.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

Beneficios para la salud: el consumo de tabaco puede derivar en cáncer, enfermedades cardiacas y patologías respiratorias, entre otras enfermedades. Si se desea tener una vida duradera y saludable, sería conveniente dejar de fumar.

Mejora del nivel de vida: efectos nocivos aparte, el tabaco también es perjudicial para los bolsillos de aquellos que lo consumen, y es que el precio de una cajetilla oscila entre los 4,50 € y los 5 €. Además, no fumando se evita que la ropa y el aliento huelan a tabaco y la comida tendrá un sabor increíble.

Un seguro de salud más económico: si se hace un análisis exhaustivo, se comprueba que esta “sustancia legal” no aporta ningún beneficio, ni físico ni mental. Los seguros de salud también afectan a los consumidores de tabaco, y es que su precio puede incrementarse por culpa del consumo de cigarrillos. No contar con un seguro médico significa decir adiós a la atención personalizada, eficaz y cómoda.

A continuación, resumimos los múltiples beneficios de contratar un seguro de salud.

¿Por qué contratar un seguro médico y qué maneras de ahorrar hay?

La sanidad pública en España es de buena calidad y totalmente gratuita, pero existen una serie de inconvenientes que podrían hacer que nos decantáramos por la sanidad privada. Por ejemplo, la masificación de los centros médicos públicos, las largas listas de espera o las pésimas infraestructuras en algunos casos.

Pero… ¿qué ventajas nos ofrece la contratación de un seguro médico? y ¿que maneras de ahorrar existen?

Accesibles: existen distintas ofertas en los seguros médicos que hacen que su contratación sea alcanzable para todo el mundo.

Rapidez: el tiempo de espera se reduce considerablemente en comparación con la sanidad pública. Normalmente, el tiempo de espera entre la realización de pruebas y el posterior resultado suele ser de unos ocho días.

Servicios especializados: gracias a los seguros de salud disponemos de un gran número de especialistas a nuestro servicio y sin la necesidad de ser atendidos previamente por el médico de atención primaria. Los trámites son mucho más rápidos y eficientes.

Hospitalización: las habitaciones están mucho más preparadas para el paciente, sobre todo en cuanto al espacio y la comodidad. Además, según el seguro que se contrate, puede elegirse en qué hospital se prefiere ser atendido.

Como hemos ido informando a lo largo del artículo, los métodos de ahorro en tabaco es una inversión en bienestar y salud.