Conoce los consejos de ahorro para uno de los aspectos más valiosos de nuestra vida: la salud y el bienestar. Nos gusta sentirnos protegidos y seguros en nuestro día a día, pero esa protección queremos que sea totalmente sólida cuando tenemos un accidente. Es en esos momentos en los que nuestro seguro de salud toma especial protagonismo.

Tener un buen seguro médico que nos cuide en caso de accidente no solo nos aporta la mejor asistencia sanitaria, sino que nos supone un importante ahorro de tiempo, dinero y preocupaciones.

Consejos de ahorro para los seguros de salud

Un accidente grave requiere una atención médica urgente, especializada y debe estar ejercida por médicos y personal sanitario de primer nivel. Es un momento muy delicado que requiere de muchos medios y la coordinación de muchas personas. Unos servicios que la sanidad pública, por sus limitaciones, no siempre puede ofrecer con todas las garantías.

Por su parte, la atención en centros hospitalarios privados, supone un alto desembolso económico dada la compleja naturaleza de los servicios que prestan, especialmente cuando se trata de urgencias.

La mejor fórmula para recibir la atención sanitaria que necesitamos tras un grave accidente sin que suponga una importante suma de dinero es tener contratado un seguro de salud con cobertura de accidentes. Con una cuota mensual tendremos acceso a los grandes beneficios que nos da la sanidad privada, haciéndonos ganar en bienestar y ahorro económico. De ahí el consejos de ahorro más importante es mantener la salud de los tuyos con el mejor seguro.

Para contratar un seguro médico que nos permita ahorrar lo máximo posible es conveniente mirar las diferentes ofertas que puedan tener las compañías aseguradoras y elegir aquella que mejor cumpla con nuestras necesidades y expectativas.

Mayor ahorro, mayor bienestar

Pero lo realmente importante tras un accidente es la calidad de la atención médica recibida para asegurarnos una decente calidad de vida tras el alta hospitalaria.

Uno de los factores que más debemos tener en cuenta ante un accidente es la rapidez con la que recibimos asistencia sanitaria. Unos pocos minutos pueden ser la diferencia entre un final feliz y una desgracia mayor. Los centros privados, y por lo tanto los seguros que facilitan el acceso a estos, reducen considerablemente el tiempo de espera ante una urgencia de este tipo.

Por otro lado, los seguros médicos permiten acceder a una  más cómoda y tranquila recuperación y en el bienestar de nuestros familiares. Además, la vigilancia por parte del personal de enfermería es más exhaustiva, ya que hay un menor número de pacientes a los que atender.

Este número reducido de pacientes también se deja notar en la calidad del trato humano que ofrece todo el personal del centro, siendo más cálido y cercano. Un factor muy importante que, sin duda, hará más llevadero un momento tan delicado.