Trucos para ahorrar en casa con un seguro de hogar que cubra dos viviendas es posible. Además, este hecho supondrá un buen ahorro, teniendo en cuenta que, hoy en día, existen en el mercado multitud de ofertas con muy buenas condiciones, que hacen posible que cualquier persona pueda conseguir un seguro con las mejores condiciones. Estamos hablando, en definitiva, de bienestar.

Una segunda vivienda es considerada por las compañías de seguros como aquella en la que su propietario permanece entre uno y tres meses a lo largo del año y dos y tres días durante fechas que se estiman como indeterminadas durante el resto del año.

Una definición más concreta

Una segunda vivienda no deja de ser otra propiedad, por lo que, si lo que se persigue es que permanezca protegida, lo más recomendable es que se asegure.

En relación con los daños a terceros, todo depende de la clase de vivienda de la que estemos hablando. Si el seguro va destinado a un apartamento o piso que se encuentra ubicado en un edificio, sí se requerirán seguros de hogar baratos a terceros; pero, si de lo que hablamos es de una vivienda sin vecinos, no hay lugar a que pueda existir esa clase de daños.

En relación con este segundo aspecto, tendremos en cuenta que, si, en la vivienda edificada en un lugar aislado, existe la posibilidad de que se produzca un derrumbe o desprendimiento y esto diera lugar a daños a un tercero, el responsable será su propietario. Por ello y aunque estemos hablando de casas sin las condiciones básicas de habitabilidad, se aconseja el mantenimiento de un seguro de responsabilidad civil y que cuente con asistencia jurídica, hasta que tenga lugar el derribo del inmueble.

Trucos para ahorrar en casa combinando coberturas en el seguro de hogar

Las segundas viviendas que se destinan a alquiler también tienen que ser aseguradas. Así, en lo que atañe al continente, en todos los casos, corresponderá su seguro al dueño de la vivienda, al igual que el resto de las coberturas que no se encuentren plasmadas en la póliza relativa a la primera de las viviendas.

Si hablamos del contenido en una casa de alquiler, se da, a veces, la circunstancia de que el contenido es compartido entre el arrendador y arrendatario y, por lo tanto, cada uno debe asegurar aquello que estime que le pertenece.

Lo ideal dentro de los trucos para ahorrar en casa es contar con las coberturas que son consideradas necesarias, pero sin tener que duplicarlas. Así, es aconsejable la contratación del seguro de la vivienda con la misma compañía con que se haya firmado el seguro de la casa en la que solemos vivir. De este modo, se facilita la combinación de las correspondientes coberturas y se evita tener que duplicarlas de manera innecesaria.