Encontrar seguros de hogar baratos es sencillo para los propietarios que desean alquilar su vivienda que contratan un seguro de hogar en alquiler. Se trata de una garantía que cubrirá cualquier desperfecto del piso o casa, así como la responsabilidad civil en casos graves de inundación o incendio.

El seguro de inquilino, tal como se conoce a esta modalidad de seguro de hogar, ofrece tranquilidad y bienestar para el propietario, puesto que el arrendador está obligado por ley a mantener la vivienda en las mismas condiciones en las que la alquiló inicialmente. Los seguros de hogar baratos también lo contemplan.

Revisar las condiciones en el seguro de hogar en alquiler

Todos los propietarios pueden suscribir una póliza de seguro de hogar para el alquiler. Se trata de modalidades muy asequibles, en las que se puede ahorrar si se tienen en cuenta algunos consejos:

  • Seleccionar bien las coberturas: al propietario le interesan las cláusulas que hacen referencia a desperfectos, incendios y responsabilidad civil. No le interesa la cobertura por robo, puesto que los enseres del interior de la vivienda son del inquilino.
  • Libertad para escoger: en muchas ocasiones, los bancos obligan a las personas que suscriben una hipoteca a contratar un seguro multirriesgo. Hay que dejar claro que el único obligatorio es el de incendios, y el propietario puede escoger libremente la compañía con la que quiera cerrar el acuerdo.
  • Capital asegurado por el valor de la reconstrucción: en ocasiones se aconseja al asegurado contratar una prima por el valor de la hipoteca, pero la realidad es distinta. En caso de siniestro, la única indemnización que se recibirá es la del valor de la reconstrucción, que no se corresponde con el importe del préstamo hipotecario.

Ahorro en los seguros de hogar baratos

Una forma de ahorrar dinero en la contratación del seguro de hogar es buscar las mejores ofertas disponibles en ese momento, y leer la letra pequeña en cada caso. Muchas veces, la diferencia entre unas y otras es de apenas cincuenta euros, por eso es importante comprobar las coberturas que se ofrecen en cada caso y a cuánto asciende el capital asegurado.

Otra forma de ahorrar es a través de lo que se conoce como concurrencia de seguros, mediante la póliza que la comunidad de vecinos tiene contratada para el continente del edificio. Se puede pactar con la compañía de la comunidad el porcentaje que corresponde a nuestra vivienda y llegar a un acuerdo.

El capital asegurado marca la prima del seguro que se pagará de forma anual. Formas de ahorrar son hacer una revisión del mismo cada tres o cuatro años o no suscribir la renovación automática. De esta manera, se podrá ajustar el importe de la prima y también se podrán consultar nuevas ofertas cada vez que toque renovarlo.

Por último, un consejo para ahorrar es hacer el pago único de la prima, ya que los fraccionamientos encarecen el precio final.