Las formas de ahorrar al contratar un seguro de hogar son muy variadas. Supone una decisión de gran enjundia, ya que nos aporta bienestar. Hemos de cuidar que este producto garantice la seguridad del continente y del contenido del domicilio (adosado, piso o casa de campo, por ejemplo) en el que presumiblemente vamos a residir largo tiempo.

Es preciso realizar un análisis detenido entre las ofertas de estos productos (por ejemplo, mediante los comparadores) y sus condiciones. En consecuencia, no solo nos favorecerán las condiciones del seguro de hogar, sino que también lograremos un ahorro.

Formas de ahorrar y algunas reflexiones generales sobre el seguro del hogar

Vamos a enfatizar la distinción entre el tipo de inmueble, como señalamos antes, en el que vivimos, ya que este factor determinará en gran medida el precio del producto en cuestión. Hay que tener en cuenta que un seguro de hogar puede cubrir tanto el continente como el contenido y que el propietario debe asumir ambos:

  • Por un lado, el continente comprende las superficies relacionadas con la estructura de la casa, tales como las puertas, los suelos y las paredes. Por tanto, como veremos posteriormente, por lo general se pagará más por una casa adosada o una de campo, pues suelen contar con más metros, que por un piso.
  • Por otro lado, el contenido se identifica con los objetos que se encuentran dentro del domicilio, los cuales son inventariados. En este aspecto, el menor precio pagado por un piso, por los metros, puede aprovecharse para asegurar en mejores condiciones el contenido (con coberturas especiales, como para las joyas).

Una vez tengas todas estas cosas claras puedes ahorrar más sabiendo qué es realmente lo que quieres cubrir.

Concreciones en función de la clase de vivienda

Según, por ejemplo, los precios de Madrid, las valoraciones estimadas de los continentes alcanzarían: unifamiliar adosada con planta baja y piso (1422,05 euros por 102 m2), edificio con vivienda entre medianeras con garaje en sótano (975,22 euros por 105 m2) y chalet de 2 plantas con garaje anexo (1564,98 euros por 298,38 m2). Estos perfiles de casas corresponderían, a grandes rasgos y respectivamente, a una casa adosada, un piso y una casa de campo. Podemos extraer algunas conclusiones de estos precios.

Las viviendas más aisladas, como los adosados en urbanizaciones y las casas en áreas rurales, implicarán cuotas mayores, ya que, por su aislamiento, están más expuestas a robos y fenómenos atmosféricos extremos. Otro riesgo adicional de las segundas es su antigüedad. En cuanto a los pisos integrados en bloques de viviendas, resulta más caro asegurar las plantas bajas y los áticos, puesto que están más expuestos a incidencias que los de las alturas medias.

Asimismo, debemos comprobar que las viviendas no cuentan con riesgos excluidos. Realizar obras (cuanto más recientes, mejor) y mejorar las calidades y la seguridad constituyen acciones fundamentales para rebajar la prima.

En definitiva, para acertar, se trata de poner en valor estas circunstancias y contrastar las condiciones de los seguros para encontrar las mejores formas de ahorrar con su contratación.