¿Sabes cómo ahorrar en la compra de la semana? La industria alimentaria y hostelera a veces nos lo pone complicado para mantener nuestro bienestar nutricional, pero la comida barata y sano existe. Son multitud las ofertas de comida rápida, envasada y procesada que llegan a nuestras retinas. Existe la creencia de que comer sano es caro. Sin embargo, teniendo en cuenta algunos consejos básicos es más fácil de lo que podemos llegar a pensar.

La comida barata y sana no significa estar condicionados por la moda de los productos ecológicos, sino que se trata de hacer las elecciones más adecuadas en la lista de la compra.

Cómo ahorrar comprando comida barata en el supermercado

  • Reducir la periodicidad de las compras para tener siempre los productos en las condiciones más óptimas, especialmente las verduras, hortalizas y frutas (si no se tiene tiempo, con la compra online no hay excusa).
  • Adecuar las cantidades a las personas que haya en casa. Comprar de más, sobre todo productos perecederos, luego pesa en el cubo de la basura y, por ende, en el bolsillo por el dinero malgastado.
  • Tener siempre opciones para el momento en el que los productos frescos se hayan acabado y no haya dado tiempo a hacer la compra: carne, pescado y vegetales en el congelador, algunos botes de verduras y legumbres en la despensa…
  • Reducir el consumo de productos que tengan azúcares añadidos. Estos engañan por su reducido precio, pero a la larga pesan sobre la salud, porque el coste futuro de medicamentos acaba siendo mayor.
  • Comprar productos de temporada: el kilo saldrá mucho más barato y la calidad será mejor que en otra época del año.

Otro mito con respecto la dieta equilibrada es que la elaboración de los platos es farragosa. Nada más lejos de la realidad, pues son muchos los dietistas-nutricionistas que desde hace tiempo nos aconsejan recetas fáciles, rápidas y sanas a través de sus diferentes cuentas de Instagram.

Consejos para la cocina

  • El modo en el que se cocinen los alimentos va a determinar lo equilibrado que acabe siendo el plato. Al vapor, a la plancha, al horno y con el condimento justo, sin salsas calóricas o grasientas, etc.
  • Las condiciones de los electrodomésticos van a ser determinantes para el ahorro mensual, así como la rapidez y la facilidad con la que se cocine. Es importante asegurarse de la eficiencia energética de los mismos, así como de que siempre estén en buen estado. Para esto último, contar con un seguro de hogar dará tranquilidad y, sobre todo, el ahorro necesario si alguna vez hay que enfrentarse a alguna reparación.
  • Por último, las sobras y el agua de hervir pueden servir para plantear recetas exquisitas. No tirar los alimentos y usar la creatividad con algo que antes se iba a desperdiciar puede proporcionarnos cenas o comidas deliciosas.

Tener claro cómo ahorrar en la compra es básico para poder gestionar mejor tus cuentas y además también te ayudará a comer sano sin tener que recurrir a la comida basura.