Alcanzar el máximo ahorro energético en el hogar sin renunciar a su bienestar es el objetivo principal de muchas familias en la actualidad. Para ello, buscan las ofertas o contratos que garantizan las mejores condiciones. Uno de los ámbitos donde se intenta reducir la factura es en cómo ahorrar luz. Sin embargo, existen muchos mitos relacionados con este tema. Es bueno saber la verdad acerca del consumo eléctrico, sobre todo ahora que estamos en temporada de invierno y no queremos pasar frío pero nos echamos las manos a la cabeza pensando en la factura del próximo mes. A continuación, desmontamos esos mitos para mostrar que en energía y en el seguros de hogar baratos, nunca hay que escatimar en gastos, sino buscar las mejores condiciones.

Medidas para el ahorro energético en el hogar

Sabemos que queremos un ahorro energético en el hogar, pero realmente no sabemos cómo lograrlo. Hay quienes dicen que encender varias veces consume más que dejar encendido un sistema de calefacción, por ejemplo. Veamos paso a paso.

  • Dejar la calefacción encendida todo el día gasta más. Hay quienes prefieren dejarla encendida y así cuando regresan encuentran la casa calentita. Aunque la idea es apetecible, supone un consumo energético importante y absurdo. Al salir, hay que apagar. Lo mismo sucede con todas las estancias. Tener encendida la calefacción en toda la casa si solo se ocupa una habitación es un gasto inútil.
  • Los aparatos en stand by sí consumen energía. Para ahorrar, hay que desconectarlos.
  • La certificación energética es importante cuando se compran electrodomésticos. Los de clase G consumen 3 veces más que los de clase A.
  • La pantalla del ordenador gasta hasta un 70 % de energía. Para evitarlo, hay que comprar pantallas planas y configurar el brillo bajo.
  • En la lavadora, los programas de baja temperatura son los más eficientes.
  • En cuanto al horno, para cocciones superiores a una hora, no es necesario pre-calentar.

El seguro de hogar, indispensable

Si hay algo en lo cual no debemos ahorrar gastos en el seguro de hogar. Contar con uno es fundamental. Y es importante que ofrezca las mejores condiciones para cualquier persona. Un buen seguro de hogar no aporta solo tranquilidad, sino que también ayuda a cómo ahorrar luz, en las facturas eléctricas y en otros gastos comunes del hogar. Un seguro que ofrezca protección eléctrica para el hogar vigilará que la instalación eléctrica de sus asegurados sea perfecta, que todo funciona sin fallos y, por consiguiente, que no habrá averías ni tampoco un consumo exagerado. Además, al tener un buen seguro, los asegurados recibirán consejos para tener la máxima eficiencia en sus hogares, disminuyendo los riesgos propios de un uso inadecuado. Vigilando que no existan fugas de agua que conlleven un gasto desorbitado en la factura y un desperdicio de un bien común tan preciado.