Conseguir un seguro de moto barato con una buena cobertura es todo un reto. Como es lógico, cualquier conductor quiere gozar de las mayores garantías sin que su bolsillo se vea muy afectado.

Si vamos a comprar una moto deberíamos tener en cuenta algunos aspectos importantes entre los que se encuentra la cilindrada, los extras que podemos no contratar, la compañía en la que se firme el contrato, así como la forma de pago. Luego, elementos como la baja siniestralidad, guardarla bajo techo y un buen mantenimiento también serán importantes.

¿Puedo conseguir un seguro de moto barato adecuado?

  • Como decíamos antes, el primer paso para ahorrar en seguros de vehículos es elegir bien la moto. En este caso, la cilindrada y el modelo son muy importantes. Las aseguradoras trabajan con estadísticas y con probabilidades de accidentes y partes y saben que, por ejemplo, las motos de entre 75 y 150 son las más usadas por los jóvenes, con lo que los seguros para estas suelen ser más caros.
  • Otro dato importante es que los jóvenes menores de 25 años y noveles son los más propicios a tener accidentes de moto. No obstante, se puede conseguir ahorrar asociando el seguro de la moto al del coche u hogar. O mostrando en la aseguradora la falta de siniestralidad en el coche.
  • Por otra parte, las motos de entre 500 y 1.000 centímetros cúbicos registran mayores índices de siniestralidad. De este modo, las que se sitúan entre 150 y 500 cc serían, en principio, las mejores para ahorrar.
  • A la hora de firmar el contrato del seguro también hay que ser cautos y cuidadosos. Debemos ver bien que no nos incluyan elementos que tal vez no necesitemos. Lo más frecuente es contratar un seguro a terceros básico. Pero a veces se incluyen otros elementos como el recurso de multas o el robo que pueden encarecer el seguro a medio y largo plazo. Por tanto, si queremos un seguro de moto barato deberemos valorar si realmente necesitamos estos extras.
  • Pagar en un solo plazo suele ser más económico que hacerlo en varios, aunque esta última fórmula pueda resultar más cómoda.

La forma de conducción y el mantenimiento son fundamentales

Tan importante como elegir bien los elementos indicados es también actuar correctamente una vez que ya tenemos nuestra moto. De este modo, no contar con siniestros o con partes hará que nuestra aseguradora no nos incremente el precio en cada renovación anual. En la misma línea, también podremos irnos a otras compañías con mejores ofertas y condiciones. Contratar una franquicia, sobre todo en motos de altas cilindradas, también puede conllevar ahorra más. Incluso puede resultar determinante en qué momento del año firmemos la póliza, pues los meses de invierno son, normalmente, más baratos. Otros elementos como guardar la moto en un garaje y el tiempo del carnet también serán relevantes.