Tener un vehículo implica unos gastos obligatorios para su dueño: pagar el impuesto de circulación, las revisiones, la gasolina o el seguro y si son seguros baratos de coche mejor. Todos los vehículos deben estar asegurados, al menos con un seguro de responsabilidad civil. Pero a la hora de la verdad los conductores eligen entre los seguros de coche a todo riesgo y los seguros a terceros, aunque nunca es fácil elegir un seguro que suponga un importante ahorro para el conductor.

Diferencia entre seguros de coche a todo riesgo y terceros

Lo primero que debe saber un conductor es la cobertura que necesita, por lo que conocer la diferencia entre los seguros de coche a todo riesgo y a terceros es imprescindible. Un seguro a todo riesgo supone una cobertura total de los daños del vehículo, aunque también es más caro. En los dos primeros años tras la matriculación la indemnización por siniestro total puede alcanzar el 100% del valor del automóvil como nuevo. En cambio, los seguros a terceros no incluyen los daños propios. Solo cubren los daños provocados por un tercero identificado.

Generalmente, en los seguros a terceros la indemnización que recibiría el conductor en caso de siniestro total se calcula según el valor de venta del vehículo en el momento del accidente, que se reduce poco a poco a partir del tercer año. Existen diferentes seguros a terceros, desde el básico al ampliado, el cual incluye más coberturas. Antes de contratar el seguro el conductor también debe saber las coberturas que ofrece la compañía y las que necesita: el seguro de responsabilidad civil obligatoria y el del conductor, las luces y la asistencia jurídica son obligatorios, pero luego se añaden las de robo, incendio vehículo de sustitución, etc. que aumentan el precio del seguro.

Conseguir seguros baratos de coche

Con todos esos conceptos claros llega la hora de informarse de los seguros que ofrece cada compañía y de comparar precios para conseguir seguros baratos de coche Hay quien recomienda un todo riesgo los dos primeros años y un seguro a terceros ampliado a partir del cuarto. Cuando el coche cumple 10 años se puede bajar a un seguro a terceros básico, aunque el vehículo necesitará más mantenimiento y el riesgo de avería en carretera es mayor.

El perfil del conductor, los kilómetros del vehículo o el hecho de aparcarlo en un garaje pueden ayudar a rebajar el precio del seguro. Algunas aseguradoras ofrecen descuentos si el conductor tiene plaza de garaje (es más difícil que sufra daños o que lo roben) o si no ha sufrido ningún percance. El uso también influye, ya que existen los mismos peligros utilizando el coche a diario que si es un segundo vehículo. Para ahorrar en el seguro conviene valorar todos estos consejos de ahorro, comparar las diferentes ofertas y leer muy bien la letra pequeña antes de tomar la decisión final.