El teléfono móvil se ha convertido, posiblemente, en el objeto más valioso que una persona puede llevar encima. Por eso es conveniente saber las maneras de ahorrar al contratar un seguro para móvil y así evitar disgustos. Atrás han quedado los tiempos en los que el uso de estos dispositivos se centraba únicamente en los mensajes y llamadas. La contabilidad de una empresa, el acceso a la cuenta bancaria personal, pagos con tarjeta de crédito, contactos… son algunos de los datos que guardamos en el terminal móvil al alcance de un simple gesto con el dedo.

Maneras de ahorrar contratando un seguro para móvil

Con el paso de los años, los terminales de telefonía móvil han ido actualizando su tecnología, permitiéndonos pagar las facturas del hogar, manejar la contabilidad de una empresa, administrar una página web, etc.

Sus prestaciones aumentan y, en consecuencia, también lo hacen sus precios. Adquirir uno de estos móviles de última generación supone una inversión considerablemente elevada, ya que las funciones de estos móviles de última generación tienen un nivel de sofisticación cada vez mayor, sus componentes serán inevitablemente, más frágiles.

Por ello, asegurar los últimos móviles lanzados al mercado supondrá un ahorrar en telefonía para el usuario a medio-largo plazo. Dependiendo de la tarifa de la compañía telefónica contratada, el seguro cubrirá más o menos riesgos.

Coberturas generales de los seguros para móviles

Estos seguros pueden ser contratados en el momento de compra o incluso pasados los 15 días. En general, las principales operadoras suelen cubrir las siguientes incidencias o contratiempos en sus tarifas:

  • Uso fraudulento del terminal: entre los actos más comunes que se producen tras el robo de un terminal es el de abusar de las tarifas del mismo, haciendo llamadas tanto a territorio nacional o internacional. La mayoría de las compañías se responsabilizan de este gasto, pudiendo llegar hasta los 1.500 euros de cobertura en algunos casos.
  • Robo: tras el robo de uno de estos dispositivos, la víctima debe denunciar ante la policía dicho acto. De esta manera, las compañías aseguradoras podrán cubrir el incidente. Algunas compañías reemplazarán el móvil siniestrado por uno idéntico y otras por uno de similares características.
  • Roturas: si el terminal ha sufrido daños en la pantalla, batería, cargador o en otras partes del mismo, la aseguradora se encargará de reparar el dispositivo o reemplazarlo por uno nuevo. Algunas de estas compañías ofrecerán un móvil de sustitución temporal hasta que el original haya sido reparado.
  • Protección contra líquidos: algunas operadoras o aseguradoras cubrirán la reparación o sustitución del terminal por filtración de agua, humedades u otros líquidos que hayan dañado sus componentes.

Conclusiones

No nos damos cuenta de lo que tenemos, hasta que lo perdemos. Los teléfonos móviles se han convertido en una herramienta necesaria para el día a día de las personas en el ámbito profesional y personal. Las maneras de ahorrar más destacadas es contratar uno seguro para móvil que cubran todos los altercados que les pueda pasar a los teléfonos.