Aprender a ahorrar es uno de los puntos clave de la economía personal, en este artículo conocerás algunos de los métodos de ahorro para tu conexión a Internet, por ejemplo: uno se encuentra en el sofá de casa viendo online el último capítulo de la temporada de su serie favorita y, en el momento clave, el wifi no funciona. ¿Qué hay que hacer? Lo último que apetece es llamar a la compañía de telefonía móvil. La misma con la que uno tiene las tarifas de su smartphone, el Internet de casa y, quizás, hasta el pack de la televisión… Además, lo que menos apetece es hablar con operadoras que pueden llegar a marearte a uno con explicaciones difíciles de poner en práctica. A continuación, la solución.

Métodos de ahorro arreglando uno mismo su Internet

Sabemos que, tal y como está la economía, hay que apretarse el cinturón e intentar ahorrar en todo, lo que incluye el técnico que sería necesario para arreglar los problemas de conexión a Internet.

Los problemas técnicos de Internet son muy comunes, así que aconsejamos tomárselos con relajación y seguir leyendo, ya que, a continuación, se comentan los pasos que hay que seguir para arreglar uno mismo la conexión a Internet.

Dividiremos las soluciones en dos partes: con las dos primeras queremos evitar que uno se levante del sofá, puesto que, quizás, pueda solucionar el problema desde su propio ordenador de forma cómoda y haciendo varias comprobaciones:

  • Usar el servicio automatizado para la solución de problemas de conectividad de su sistema operativo. Muchas veces, con este primer paso ya se ha solucionado el problema.
  • Utilizar la herramienta de diagnósticos de red para comprobar si realmente hay errores en la conexión. Si los hubiera, la propia herramienta va indicando los pasos a seguir.

Más consejos para aprender a ahorrar

Si se llevan a cabo los dos pasos anteriores y la conexión sigue sin funcionar, se trata de una mala noticia: toca levantarse del sofá y revisar la instalación:

  • Revisar todos los cables: muchas veces, a la hora de limpiar, por ejemplo, se le da un golpe pequeño a algún cable y, como este se encuentre un poco fuera, la conexión deja de funcionar. Hay que apretar todos de nuevo.
  • Una vez revisado el cableado, si sigue sin funcionar, es conveniente revisar las luces: ¿de qué color son? ¿Parpadean? ¿Están estáticas? Dependiendo del color, podremos saber si es problema de nuestra instalación o algún fallo general.
  • El truco de los trucos: buscar el botón de reset del router, darle y dejar que se reinicie. Va a tardar un rato, pero no hay que preocuparse.
  • El punto anterior podríamos decir que es casi el definitivo y debería funcionar ya, pero, si no es así, hay que probar a cambiar de sitio el router y seguro que, en otro punto de la casa, la señal llega mejor.

Todos estos trucos y métodos de ahorro, nos proporcionan mayor seguridad a la hora de reparar fallos y nos hacen ahorrar dinero de un técnica de la compañía que no suele ser muy económico. Así que si se siguen estos consejos puedes evitar una llamada innecesaria y sobretodo ahorrarás tiempo y dinero.