Este artículo es ideal para personas que pretendan iniciarse en el running, sin padecer lesiones y sabiendo qué material necesitan para controlar gastos y, así, ahorrar. Un ejercicio tan simple como correr nos beneficiará de varias y saludables maneras. Una de ellas es la liberación de endorfinas. Estas son pequeñas proteínas, situadas en la base del cerebro, estimuladas en el momento que se realiza cualquier tipo de deporte. La exención de estas células proteicas ayuda a luchar contra la depresión.

El running también nos ayudará a relajarnos a la par que eliminamos el estrés retenido. De esta manera, nunca trasnocharemos y dormiremos profundamente, con lo cual, cada mañana  despertaremos llenos de energía. También permitirá que la sangre circule adecuadamente y así evitar la formación de varices. Correr favorecerá la concentración mental diaria. Trabajará todos los músculos poniéndolos fuertes y duros a la vez que mejorarán en salud

Qué trucos usar para controlar gastos al practicar running

Practicar running es barato, pues tan solo precisamos de unas zapatillas de deporte, unos calcetines, un pantalón corto o mallas, camiseta y un chubasquero o cortavientos. Al principio, podremos adquirir estas prendas en tiendas de deporte con líneas low cost (como Decathlon, Sprinter o Sport Zone) o en grandes superficies. Aquí haremos el ahorro más significativo porque si adquirimos prendas de primeras marcas, vamos a tener mayores gastos.

Por tanto, para ponernos en forma y practicar running no es necesario hacer gastos excesivos. Quizás este sea el deporte más económico de todos los que nos rodean, sin embargo, necesitamos es una gran fuerza de voluntad, constancia, motivación y tan sólo robarle un poco de tiempo a tu día, que a la larga, nos lo compensará con salud y longevidad.

¿Las zapatillas más caras producen más lesiones?

Según los estudios de Bernard Marti, especialista en medicina preventiva en la universidad de Berna en Suiza, en los que se investigaron a más de 4.000 corredores, se llegó a la conclusión de que las zapatillas de deporte más caras son peores que las más baratas. Esto es debido a que, inconscientemente, al notar una mayor amortiguación, más presión se ejerce en el talón y conforme las zapatillas se van desgastando y la suela se va ablandando, mayor estabilidad se alcanza.

Todas estas conclusiones nos llevan a la conclusión de que hay varias formas de ahorro a la hora de elegir qué prendas comprar. El running es un deporte muy bueno para nuestra mente y cuerpo y se puede practicar sin hacer una inversión considerable… ¡Disfruta y ahorra!