Los datos extraídos tras el último plan Pive que sustituyó al plan Renove coches mostraron un aumento considerable en la venta de vehículos, este hecho favoreció la renovación del parque automovilístico y propició la recuperación económica del sector. Esta mejora se ha visto frenada desde finales del mes de julio, fecha en la que finalizó el último programa, por ello, desde la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), solicitan al Gobierno la puesta en marcha de un nuevo plan de ahorro.

¿Qué es el Plan Pive?

El programa de incentivo al vehículo eficiente, más conocido como plan Pive, fue instaurado por primera vez en 2012. Con esta ayuda se abonaban 2.000 euros al comprador de un vehículo nuevo siempre que este entregara el suyo y tuviera una antigüedad superior a diez años. El éxito de este programa fue arrollador obligando al gobierno a ir renovándolo hasta llegar al plan Pive 8 que experimentó una bajada de 500 euros en la subvención para que se pudieran llevar a cabo más operaciones.

Cuatro años después del Plan Pive 1, la recuperación del sector automovilístico ha sido notable, se han creado más de 15.000 puestos de trabajo en la fabricación y mantenimiento de coches y motos, se ha aumentado en 1 millón la producción de vehículos a motor, las emisiones de Co2 y los accidentes se han reducido y, sobre todo, ha habido un repunte de ventas, en agosto de 2016 las transacciones se incrementaron casi en un 12%, el mejor dato desde el año 2009.

En busca de un nuevo plan tras el plan Renove coches y el plan Pive 8

Este escenario ha propiciado que Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Gavman haya solicitado al gobierno la puesta en marcha nuevas maneras de ahorrar que sigan aportando buenos datos de ventas. Sánchez ha recordado que hoy en día circulan por las carreteras españolas más de ocho millones de vehículos que superan los quince años de antigüedad. También ha incidido en que el sector automovilístico aporta al estado 26.000 millones de euros por año.

Además de planes como el Pive o el plan Renove coches, existen otras partidas de ayudas que aportan un ahorro notable a la hora de adquirir un nuevo coche o una moto. Uno de los más innovadores fue el plan Movele 2014 destinado a ayudar al usuario que quisiera comprar un vehículo eléctrico. La cuantía de esta subvención oscilaba entre los 1.800 y los 20.000 euros.

A este último programa de ahorro le siguieron otros como el Plan Pima Aire 3 que tenía como objetivo de renovar los vehículos comerciales, motocicletas y bicicletas de pedaleo asistido añadiéndoles un motor eléctrico. El estado estableció una ayuda de 5,5 millones para este plan. Por último, el pasado año el gobierno puso en marcha el Plan Pima Aire 4 con el objetivo de reducir las emisiones de Co2 en las carreteras españolas.