Conseguir neumáticos económicos no es tan difícil como parece. Digamos que son los zapatos del coche o de la moto, una pieza esencial para la seguridad del conductor, de sus acompañantes y del resto de usuarios de la vía. Unos neumáticos en mal estado pueden ser un peligro, aumentando el riesgo de accidente; mientras que una de las formas de ahorro son unas ruedas en perfectas condiciones ya que reducen las posibilidades de sufrir un percance. Mucha gente busca el ahorro en el mantenimiento inconsciente del peligro que supone.

Cada cuánto se deben cambiar los neumáticos

Es difícil hablar de kilómetros, ya que el desgaste que sufren depende de factores como el tipo de carretera por el que se circula y su estado, las condiciones meteorológicas, el peso del vehículo, etc; pero debemos cambiarlos siempre antes de llegar al límite de desgaste legal. Ese límite es de 1,6 mm y, para comprobarlo, basta con mirar la banda de desgaste. Si vemos que la profundidad del dibujo del neumático no llega a 1,6 mm, este ha finalizado su vida útil aunque, por seguridad, deberíamos cambiarlos antes de llegar a ese límite. Cada 5 años o a los 40.000-50.000 km. conviene comprobarlo.

Hay circunstancias que nos obligan al cambio inmediato de los neumáticos de los vehículos, como los pinchazos u otros daños, si presentan signos de desgaste o un desgaste anómalo o si se utilizan unos neumáticos inadecuados para el vehículo. En este sentido es importante no combinar radiales con no radiales. El precio depende del modelo de neumático que se vaya a poner, la mano de obra o del número de ruedas a cambiar (cuatro en el coche, dos en la moto). Para un coche, el cambio de las cuatro ruedas nos puede salir por unos 350€.

Neumáticos económicos y cómo conseguirlos

Más allá de las ofertas que pueda haber en los talleres, no es complicado encontrar neumáticos económicos. Las forma de ahorro más recomendable es la de hacer un mantenimiento constante de los mismos a partir de una conducción eficiente, siguiendo una serie de pautas que ayudarán a reducir el desgaste de los neumáticos por lo que no deberemos cambiarlos con tanta frecuencia. Por eso es importante tener siempre la presión adecuada -es un importante elemento de seguridad-, los amortiguadores en buen estado y no circular con exceso de peso. También al aparcar debemos de tener cuidado con no dañar los neumáticos en bordillos o aceras ni girarlos con el coche parado.

Ten en cuenta de que cada coche es un mundo y dependiendo cómo lo utilices vas a sufrir más o menos. Lo que debes tener en cuenta, es que en el momento que tengas que cambiarlos busca la mejor oferta en los concesionarios o talleres.